La boda de Ana y Chevi en Masía Aldamar

Ana y Chevi se casaron una mañana de septiembre en una preciosa celebración religiosa. Ella lució un vestido a medida del diseñador Luis Rocamora y tocado Alial Millinery. Para su gran día confiaron en Rosa, wedding planner de Romeos y Julietas.

La pareja llegó a Masía Aldamar como marido y mujer, en un coche antiguo rojo. Tras la llegada de los invitados se disparó una traca en la alameda. Toda la decoración floral fue obra de Hydrie arte y flores y de Romeos y Julietas. El cóctel se celebró en el patio interior, donde Jamones Gargallo ofreció un buffet de quesos y jamón ibérico.

En el patio lucía el seating plan que Rosa ideó: un panel en el que cada nombre estaba escrito en una hoja, todos colgados con pincitas. La cartelería fue obra de Lovely Paper. La pareja aprovechó el cóctel para realizar la primera sesión de fotos con Por parte de la novia, utilizaron tanto los exteriores como los interiores de la masía.

Al finalizar el cóctel, la comida se realizó en el salón, la pareja entró bailando y saltando con la canción de Emborracharme de Lori Meyers. Durante la comida, fueron muchos los invitados que recibieron pequeños detalles:  a los testigos cuadros personalizados de ThisisKool, al hermano del novio entradas para el concierto de Quique Gonzalez y a la hermana del novio un cesto de flor silvestre. A sus padres, una foto de la pareja en la sesión preboda y el ramo de Ana fue a parar a su madre al son de la música de Mecano.

 

La pareja abrió el baile en el salón con su canción SPNB de Iván Ferreiro y con la canción de Pulp Fiction. Después una charanga sorpresa tocó una marcha mora puesto que las familias pertenecen a una comparsa de moros y cristianos. Llegado el momento empezó la fiesta que tuvo que hacerse en la capilla, ya que amenazaba lluvia. Pese a todo, Infinito Eventos, al mando de Eddy Perez, realizó un gran montaje de luces y sonido. En la capilla se dispuso un espectacular candy bar: un donut bar, una mesa con chocolates y distintos dulces y chucherías que fueron todo un éxito.

Para el baile, Ana cambió su tocado de Alial Millinery por una preciosa corona floral de Hydrie arte y flores. Además, para completar la fiesta contaron con el fotomatón de Yes we plan, un  cigar bar y un rincón con espardeñas para que las invitadas bailaran y lo dieran todo en la fiesta. Para finalizar, los invitados recibieron kits de gintonic, botellitas de aceite de oliva y una exitosa recena compuesta de hamburguesas y patatas de Mcdonalds.

{"autoplay":"true","autoplay_speed":3000,"speed":300,"arrows":"true","dots":"true"}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *